La última encuesta Gallup arrojó una serie de fotografías sobre la realidad de la sociedad colombiana en estos momentos que deberían poner a pensar a más de uno sobre si nos encontramos en lo que el general Clawsewitz llamó el punto culminante.

Según su enfoque dialéctico de la guerra, la ofensiva y la defensiva interactúan constantemente haciendo que los múltiples factores que alimentan las fuerzas (morales y materiales) del atacante y del defensor aumenten en un lado en la misma proporción en que disminuyen en el otro. La resultante de esa compleja y múltiple interacción dará como resultado una relación de poder relativo favorable a una de las partes pero esta relación estará siempre propensa a alterarse con la dinámica del conflicto, siendo fundamental reconocer cuando conforma una tendencia irreversible (Ver Punto culminante y estado final deseado).

En estos momentos, para el caso colombiano, la tendencia irreversible consiste en el desprestigio y desgaste en que ha caído la democracia colombiana. En la última encuesta Gallup, todos los personajes políticos de relevancia bajaron puntos: AUV, Germán Vargas, JMS ni se diga, el Congreso de la República en su peor momento, la credibilidad en las FF.MM en el piso, la Justicia, los entes de control, los medios de comunicación, la Iglesia Católica. No, se salva ninguno.

Para rematar, las Farc aparecieron con un 19% vs un 12% de JMS. Es decir que quien nos representa, el presidente de la República, está por debajo en imagen de aprobación de quienes fueron nuestros verdugos durante más de 50 años de conflicto interno.

En la última encuesta Gallup nos fue tan mal como a un perro mojado.

Además, para la alegría del oscuro Sergio Jaramillo, un personaje parecido a Roy Chaderton, las Farc se instalaron en los 26 campamentos donde ejercerán la presión sobre las poblaciones cercanas junto con su dominio territorial. Mientras que las Farc se apoderan de las zonas de transición, Jaramillo confirma que ningún civil podrá ingresar en ellas. Es decir que un ciudadano de a pie común y corriente no podrá ingresar a un territorio colombiano ahora vigilado por las Farc. Nunca más las FF.MM colombianas podrán ingresar a esas zonas. Sus razones tendría AGH cuando denunció las Repúblicas independientes en 1964. Y, que tal el flamante Ministro de Defensa Villegas quien comenta que los anteriores militares no hicieron nada por Colombia. Tremendo.

Si a lo anterior, le sumamos el escándalo de corrupción de Odebrecht que cada vez más se parece al proceso 8.000 de Samper presidente donde nadie vio nada. Todo, fue a mis espaldas.

A su vez, el Fiscal General Dr. Néstor Humberto Martínez sostiene que los dineros de Odebrecht ingresaron a las dos campañas presidenciales del 2014. Pero, se le olvida, que venimos de los U$ 12 millones de J.J. Rendón en la primera campaña presidencial de JMS del 2010. (De paso, ¿del caso de AGH?, bien gracias).

Si a lo anterior, le añadimos que todos los organismos de control se encuentran en manos o de JMS o de Germán Vargas. ¿Cuál será su independencia? ¿Cómo investigará el Dr. NH a Germán Vargas si él fue miembro de Cambio Radical? Si mal no estoy, cofundador. De paso, no le va bien a Cambio Radical en las gobernaciones y alcaldías que gobierna llenas de escándalos de corrupción como en La Guajira.

Si a lo anterior, le agregamos las peleas internas del Centro Democrático.

Si a lo anterior, le anexamos la inaceptable posición del Partido Conservador apoyando al régimen de JMS en su hecatombe, sin ningún reato, sin que el nuevo director del Partido, Senador Andrade, diga algo sobre el escándalo de corrupción de Odebrecht. Pero, eso sí, para hacer coctel homenaje a Álvaro Leyva en el Yockey Club, gran hacedor de paz, si están listos. Senador Andrade: 2% de aceptación, 2%.

Si a lo anterior, le juntamos la caótica situación económica que se avecina. ¿El Dr. J en una conferencia considera que la tormenta ya pasó? El sector privado y gremial rodilla en tierra, como decía Chávez, frente a un régimen como el JMS que acabó con el espíritu de los colombianos.

Señores, as, por aquello de la equidad de género: si no reaccionamos en las últimas de cambio, si no salimos a marchar el 1 de abril, si no vencemos al régimen corrupto, narcotizado y fariano de JMS en las próximas elecciones del 2018 veremos con nuestros propios ojos lo que son capaces de hacer.

La tendencia es irreversible. Llegamos al punto culminante. Se nos acabó el tiempo.

Puntilla: JMS: ¿Qué hicimos los colombianos para merecer esto? ¿Para qué extraditaron desde España al abortista de las Farc? ¿Para trabajar en el ICBF?

@RaGomezMar

Publicado: marzo 14 de 2017